¿Endeudarse para comprar carro, vale la pena?

Muchos colombianos están considerando como una opción adquirir un carro gracias a la amplia oferta de promociones que están ofreciendo muchas empresas concesionarias, pero hay unos factores escondidos que, por supuesto, no le van a decir.

 Según datos de Fenalco, Andi y Econometría en junio de 2015 se registraron 22.472 matrículas de vehículos nuevos en Colombia, cifra que hace que en lo corrido del año haya un acumulado de 135.642 unidades. Sin embargo, cabe destacar que ese número resultó 2,2%inferior a las registradas en el mismo periodo del año pasado y, en el acumulado del primer semestre de 2015, resulta 5,7% inferior al mismo periodo de 2014.

Esto significa que las personas no tienen el mismo interés en comprar un vehículo que el año pasado, pues el precio del dólar es una de las principales razones que han hecho que los carros ya no sean tan económicos. Y a pesar de eso, muchas empresas fabricantes han hecho que esta diferencia no sea transferida directamente al comprador, con promociones y tasas de interés mínimas.

FP le sugiere leer “Lo que debe tener en cuenta si compra carro este 2015”.

Y es que, precisamente, una de las vías favoritas de los colombianos a la hora de comprar un vehículo es acceder a un crédito, por un periodo entre 3 o 6 años. Como cualquier crédito, lo importante es considerar las tasas de interés y que las cuotas mensuales se ajusten a su presupuesto.

Endeudarse

La más común es aplicar para un crédito de consumo. Estos suelen tener una tasa entre el 1,17% y el 2,3% mensual para la compra de vehículos y, por lo general, tiene un plazo de 5 años o 60 meses. Esto puede significar que sentencie su salario durante los próximos años a pagar este crédito pagando cuotas que, dependiendo del vehículo, pueden estar entre los $250.000 y $800.000 aproximadamente, por lo que podría ser un inconveniente para sus ahorros.

Pero más allá de eso, existen otras grandes razones por las que adquirir un crédito completo para su vehículo puede significarle otras grandes pérdidas. Quizás la más grande de ellas es la relacionada con lapérdida de valor.

La frase cotidiana que se escucha de “apenas usted saca el carro del concesionario ya cuesta $2 millones menos”, tiene mucho sentido. Realmente un vehículo no es una inversión, porque tiene una depreciación muy rápida, es decir, pierde valor en poco tiempo.

Entonces, puede suceder que usted adquiera un crédito por $20 millones y al año su vehículo valga ya $18 millones, pero usted siga pagando un crédito por los mismos $20.

Otro factor por el que no vale la pena endeudarse es que el vehículo queda a nombre de la entidad que lo está financiando, por lo que no aumenta el valor de su patrimonio. A esto también se le suma que hayotros valores por los que, probablemente, no recibirá financiación y deberá sacar ese dinero de su bolsillo: la cuota inicial, el pago del SOAT y la adquisición de un seguro todo riesgo que, en la mayoría de casos, es obligatorio optar.

Sin embargo, también puede considerar otras opciones como el leasing que funciona como una especie de “arrendamiento” del vehículo y ofrecen condiciones distintas a las de un crédito. Lo único que cambia es que después de pagar las cuotas, al finalizar el contrato, tiene la posibilidad de comprar el carro por un porcentaje pactado.

Para escoger entre estas opciones, le recomendamos leer “La mejor opción para financiar su carro”.

Sí valdría la pena porque…

Si usted no cuenta con el dinero suficiente, puede evitarse tener que pagar todo de una vez y darse un respiro para responder por otros gastos como el seguro del vehículo, la compra de accesorios y servicios adicionales como, por ejemplo, la geolocalización en caso de robo. 

Pero esto puede funcionar en casos en los que sabe que el vehículo lo va a tener durante un tiempo considerable, al menos cinco años. Incluso, el mismo hecho de que no cuente como parte de su patrimonio puede ayudarle en temas de declaración de renta, por ejemplo. 

Eso también se relaciona con la posibilidad de que una compra como estas tiene un fuerte impacto en su historia crediticia, así que si usted es “buena paga” tendrá un reporte positivo y mayores posibilidades de acceder a créditos más grandes a futuro.

Otra ventaja es que existen entidades que le brindan la posibilidad de vender su vehículo haciendo un traspaso de la deuda que también se conoce como el “traspaso de la prenda”; lo cual puede resultar muy útil tanto para vendedor como para comprador.

Le sugerimos leer también “Los costos ocultos de tener un carro”.

¿Y una refinanciación?

Si usted ya adquirió un crédito pero quiere que las condiciones de éste mejoren, la página Bank Rate ofrece algunos tips para saber cuándo puede ser un buen momento para considerar una refinanciación de su crédito.

• Tasas de interés más bajas: existen entidades financieras que le pueden ofrecer unas condiciones mucho más favorables en cuanto a tasas, que las que usted actualmente tiene, lo cual puede ser mucho más conveniente. Eso sí, procure también reducir el plazo de financiación que, aunque le toque hacer un esfuerzo más grande mes a mes, se ahorrará más dinero al final de cuentas.

• No le dieron una buena tarifa o tasas. A medida que pasa el tiempo y si ha sido una persona juiciosa en responder con el crédito, puede encontrar mejores opciones con distintos bancos. Incluso, la propuesta de hacer aportes adicionales, le interesa mucho a las entidades financieras.

• Si la situación se puso difícil. En ocasiones puede resultar complicado responder a cuotas mensuales tan altas, por lo que otra opción para que tenga un “respiro financiero” es poder hablar con otras entidades y comentar su situación que necesita quizás disminuir la cuota y aumentar el plazo de pago.

Tomado de: http://www.finanzaspersonales.com.co/credito/articulo/vale-pena-endeudarse-credito-para-comprar-carro/56765